Inicio > Personal, Trabajo > Curso: Riesgo de Crédito

Curso: Riesgo de Crédito

Por fin puedo sentarme un rato tranquilo y contaros, a ritmo de Coldplay, lo que ha sido de mí en estos días.

La semana pasada fue un tanto peculiar. Como ya sabéis, comenzó mi etapa de emancipado y me mudé al nuevo piso.

Por otro lado, el miércoles me tocó hacer de nuevo la maleta porque me convocaron para un curso de formación que tendría lugar en Madrid el 7,8,14 y 15 de Febrero.  Así que el jueves a la mañana tras el madrugón pertinente, salí del aeropuerto de Bilbao a las 7.25 y llegué junto con el resto de compañeros a Barajas sobre las 8.20.

Los cursos tienen el mismo horario que el trabajo, es decir, empiezan a las 9. Entre salir del aeropuerto, coger taxi, el tráfico de Madrid y demás contratiempos, llegamos más de media hora tarde. Los de Bilbao siempre dando el cante.

Tenía reserva para la noche del jueves en el mismo hotel donde se impartía el curso, el Holiday Inn, cerca del Bernabeu. Del hotel no vi mucho, pero la habitación me encantó. Grande, con dos camas de matrimonio, una lcd Sony Bravia, radio despertador (muy util para despertar con Kiss Fm)…

Esa noche quedamos con unos antiguos compañeros del proyecto, que están ahora en Madrid. Cenamos algo de picoteo en un garito cerca de La puerta del sol y después tomamos unas copas en la sala Larios. Adivinad cual es la única ginebra que tienen.

Tiramos algunas fotos, así que en cuanto me las pasen os las pongo por aquí.

A las 3 de la mañana tocamos retirada y cogimos un taxi. El conductor debía tener una paciencia de santo, porque los tres garrulos que ibamos en el coche no creo que dijesemos nada coherente exceptuando un “Siga a ese coche”, cuando adelantamos a otro taxi lleno de tías. 

La mañana siguiente fue una dura batalla entre la compostura y la resaca. Dormir 4 horas, despues de haber madrugado el día anterior, haber cogido un avión y haber salido de marcha no ayuda mucho.

No diré cual de las dos ganó, solo se que la mañana pasó y que un avión de Iberia me llevó de vuelta a Bilbao, con retraso por supuesto.

A las 6 de la tarde del viernes, me encontraba en el piso, deshaciendo la maleta y volviendola a hacer con toda la ropa sucia de la semana, para ir a pasar el finde a casa de mis padres. Que conste que volví a casa para verlos y para traer algunas cosas que me quedaban de la mudanza. Lo de la ropa sucía fue para matar dos pajaros de un tiro.

Como os podéis imaginar, cuando llegué a Orduña me encontraba como Alicia en el país de las maravillas, totalmente desorientado. En 5 días había estado, en un piso nuevo, en otra ciudad, en un hotel, en mi casa de nuevo, etc.

Se supone que esta semana iba a ser igual que la anterior. Ahora mismo estoy en casa de mis padres, hasta ahí todo igual, pero jueves y viernes no hubo avión, no hubo Madrid, no hubo curso, al menos para mí. Unas veces es el trabajo el que te permite hacer este tipo de cosas y otras te lo impide. Hay que estar a las duras y a las maduras, así es la vida.

Categorías:Personal, Trabajo Etiquetas: , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: