Inicio > Crítica, Curiosidades > Atrapado en la ineptitud de los demás

Atrapado en la ineptitud de los demás

Quiero empezar mi primer articulo en el Kiwi Volador diciendo que estoy harto. No se si es algo generalizado en todas las ciudades pero yo solamente lo he podido observar a este nivel en el metro de Bilbao… tal vez incluso solamente me moleste a mí, pero es que ya no puedo soportarlo más. Es una de esas pequeñas cosas del día a día que sin saber muy bien porqué son capaces de amargarte y ponerte de mal humor.

Todas las mañanas que voy a trabajar en metro, en la parada de Moyua se forman colas en cada una de las canceladoras… y todas las mañanas veo la misma película. ¿Por qué la gente espera a estar delante de la canceladora para buscar (y rebuscar) el creditrans en la cartera, bolso o similar? Y lo que es peor, ¿por qué siempre me toca a mi ir detrás de estas personas? No entiendo este comportamiento que como os digo, parece crónico en el metro de Bilbao.

Y no penseis que es una cosa exclusiva de las mujeres… a los chicos tambien les gusta tomarse su tiempo delante de la máquina para meter el maldito creditrans. Y yo, siempre detrás. Esperando estoicamente mi turno, sin poder cambiar de cola, resoplando…

Lo curioso es que esto no pasa en otros transportes del botxo, como el bilbobus. Me sorprende ver como el 90% de la gente de la paradas de bus lleva el ticket en la mano desde que llega a la parada. Seguramente muchas de esas personas sean las que despues taponan las canceladoras del metro rebuscando su creditrans en la cartera ¿A que se debe este cambio de comportamiento? ¿Alguien tiene una teoria al respecto?

Lo malo es que el bilbobus tambien tiene “sus cosas”. Deberiamos hacer un estudio sociológico de la gente que coje el bus, sin duda alguna, muchísimo mas interesantes que los usuarios habituales del suburbano… sobre todo los días que llueve…para mí, los días estrella para pasar “un buen rato” en el autobus. Esto merece un articulo a parte que dejaremos para otro día.

Volviendo al tema del metro, en los supermercados me sucede algo parecido. Me pasa amenudo que cuando por fín me decido a ponerme en la cola de una caja (la más lenta, por supuesto), cuando ya parece que llego a la cajera resulta que a la bueña señora de delante se le ha olvidado pesar los tomates… y allá va la cajera hasta la frutería a pesarselos. Y tu, ahí, sin poder escapar, esperando a que vuelva, atrapado en la ineptitud de los demás.

Categorías:Crítica, Curiosidades Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: